::   REFLEXIONES   ::

REBELIÓN 2010

“Mexicanos al grito de guerra” -reza nuestro himno-, y “ya no queremos más violencia” -clama nuestro corazón... Cada día descubro más correos, audios y videos de personas que dicen que en nuestro país el pueblo está a punto de estallar a lo grande, como supuestamente hace cada cien años. Por su parte el gobierno se ha dado a la tarea de enfrentar al fuego del narco con lucecitas de bengala navideñas, que ni cosquillas les hacen pues en cuanto asesinan a un  Beltrán Leyva, surgen otros dos como “La Barbie” y “El Chayanne”, lo cual me recuerda a la película “Fantasia 2000” de Disney, donde Mickey corta en pedazos a un trapeador incontrolable con un hacha y por cada astilla de éste, surgen otros tantos engendros devastadores.

Que lástima que tantos jóvenes tengan la idea que otro derramamiento de sangre, una segunda revolución sea necesaria para quitar de las esferas del poder a tantos políticos podridos y deshumanizados. Esta forma de pensar se vende en internet, donde cualquiera opina, fundado sus doctrinas en lo que tantos ignorantes publican en sus blogs o redes sociales, gente que seguramente no sabe ni quién es Mariano Azuela y aun menos han leído su libro “Los de abajo”, en donde se narra la vida y obra de los cuatreros revolucionarios que a punta de pistola derrocaron a un gobierno tan criminal y abusivo como el que ahora nos aplasta. Pero al momento en que los campesinos, jornaleros y demás guerrilleros vencieron al dictador, se sentaron en la silla presidencial para hacer exactamente lo que tanto habían criticado, abusar del débil, oprimir al pobre y hacer de las instituciones y recién formados partidos, jugosos negocios familiares... Sí tal como hicieron los Foxistas que al sacar al PRI de los Pinos cometieron no sólo los mismos vicios sino que de forma más voraz y descarada, así en 2000, “los de abajo” se convirtieron otra vez en los de arriba y en este sexenio no sólo nos robaron la paz y la fe en el cambio, sino hasta el plato de comida, con su criminal aumento al IVA.

Buscamos soluciones fáciles a problemas difíciles. Ahora queremos reelegir a presidentes municipales y diputados, supuestamente para que aprendan a gobernar y con el premio de un nuevo mandato, entonces sí cumplan con su trabajo, cuando antes de pensar en apadrinarles otro período, deberíamos aprender a revocarlos al momento que descubramos que sirven a su partido y no a su pueblo. Nos distraen luego con la ley “Cabañas” que obliga a los antros a cerrar a las tres de la mañana, cuando el vicio y el libertinaje no son los problemas de fondo sino los efectos de una crisis nacional. Después nos ilusionamos con la promesa del gobierno de crear más empleos temporales, cuando lo que realmente necesitamos es que los que ahora existen sean bien pagados, pues mientras sigamos creando fuentes laborales que paguen sueldos de hambre a nuestros bachilleres y universitarios, será más redituable abandonar la escuela y trabajar para un sicario que regalarle ocho horas diarias a un mezquino empresario. Así es, ¿para qué estudiar, si los profesionistas también se mueren de hambre? Y pa' acabarla queremos otra revolución, para lograr -ahora sí-, un verdadero cambio.

Rechazo la violencia, la detesto, la abomino. Yo soy de bolígrafo y computadora, no de pistola. Mi defensa son las palabras, no las balas. Mi trinchera es un salón de clases repleto de estudiantes críticos y bien informados, no la cajuela de una pick up repleta de criminales uniformados. Prefiero derramar tinta sobre mi escritorio, que es mi campo de batalla, y no sangre en las calles de mi ciudad maltrecha y lastimada. Exigir mejores salarios, menos leyes estúpidas y más educación; sí a la revocación de mandato, no al premio de la reelección; más libros y menos televisión: ¡esa sería la mejor forma de rebelión!

jousinpalafox@hotmail.com

Jousin Palafox Silva, graduado de la Licenciatura en Derecho de la UABC, escritor y conductor de radio en Tijuana.

 

Volver