::   REFLEXIONES   ::

PORQUE LO VI EN LA TELE

Hace días leí un artículo en donde a 1237 estadounidenses se les preguntó si sabían quién era Tony Blair, a lo que sólo el 32% atinó a responder que se trataba del ex primer ministro británico; sin embargo el 87% supo quién era Harry Potter. Asimismo los nombres de los siete enanos de Blancanieves fueron más populares que los ministros de la Suprema Corte. Y finalmente cuando se les cuestionó sobre Homero, escritor de la Ilíada, muchos respondieron que no habían visto ese capítulo de los Simpsons, pero que si había sido astronauta, no sorprendía que hubiese escrito un libro.

Estos datos dan risa, sobre todo tratándose de nuestros vecinos norteamericanos. ¿Pero qué habría pasado si dicha encuesta se hiciera en México? Hace algunos años para un trabajo universitario, me dirigí a la Facultad de Administración y Contabilidad para hacer una encuesta sobre la CNDH. Grabadora en mano me di a la tarea de entrevistar a cuantos estudiantes se me pusieron en el camino.

Al principio mi pregunta era simple: ¿Conoces cuál es la labor de la CNDH? Pero al ser tan recurrente la necesidad de explicar lo que era la CNDH, comencé a jugar con mis entrevistados. Uno me dijo, “sí, son esos porros que dirige el Mosh y que cerraron la UNAM hace unos años, ¿no?” Con este comentario pregunté a unas muchachitas sobre qué opinaban de la intención de abrir una oficina del CNDH en nuestra universidad y dudosas dijeron que no estaban de acuerdo porque ellas sí querían estudiar, “no queremos quedarnos ignorantes” -remató una.

Armado de ideas les pregunté a algunos si sabían cuál era el último éxito de la CNDH y hubo quienes me dijeron que no escuchaban pop, que lo suyo era la banda, ¡pero algunos hasta me dieron títulos de canciones! Un grupito que estudiaba sobre el pasto, descubriendo algo de perspicacia en mi pregunta, con una sonrisa orgullosos me corrigieron y con énfasis me explicaron que la CNDH era una cadena de televisión inglesa... yo me limité a estrechar sus manos y felicitarlos sabiendo que esa grabación me representaría una muy buena calificación.

A algunas señoritas que encontraba solas, con el mayor tacto posible les interrogaba si ya se habían hecho el examen para la prevención del CNDH y algunas ruborizadas me informaron que se lo hacían cada año junto con el Papanicolaou. En fin, hubo quien dijo que era un modelo de auto europeo y hasta la representación química de una molécula, pero solamente 9 de 57 jóvenes pudieron responder que se trataba de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos. Y repito que la encuesta fue hecha entre personas que al menos habían cursado doce grados escolares antes de ingresar a la universidad, después de haber sido seleccionados a través de una estricta prueba de ingreso que fue promediada con sus promedios de prepa.

En ese momento recordé a una ex novia a quienes sus amigas de trabajo le dijeron que era correcto decir “más mejor” porque Paty Chapoy usaba esa expresión en televisión. Y así pude ver la raíz de muchos de nuestros males: la mayor parte de nuestra cultura viene de la televisión, revistas de chismes y radio en donde el sexo y el albur son los mejores ganchos de audiencia. Tan así es que cuando alguien te alega algo que a todas luces resulta erróneo y le preguntamos el porqué de su certeza, seguramente se defenderá diciendo: “Lo sé, porque lo vi en la tele”, y ante esta respuesta nada podemos argumentar.

Y yo te pregunto amable lector: ¿sabes cuál es la capital de Belice; cuál es el símbolo químico del mercurio; qué figura se ve en la India sobre la luna; en qué ciudad se encuentra la Plaza de la Concordia o para qué selección de futbol sudamericana jugó Mario Benedetti? Pero no te mortifiques, pues si no sabes al menos 4 de estas preguntas, no es culpa tuya, lo más seguro es que nunca lo dijeron en la tele...

jousinpalafox@hotmail.com

Jousin Palafox Silva, graduado de la Licenciatura en Derecho de la UABC, escritor y conductor de radio en Tijuana.

 

Volver