::   POEMAS   ::

MI NUEVO PADRENUESTRO

Padre nuestro, hoy necesito que seas sólo mío... como nadie más yo te necesito.

¿Qué estas en el cielo? ¡¿Qué haces allá cuando aquí abajo imploro tu presencia?! Por favor ven a mí que el dolor no cesa y ya he perdido toda mi fuerza y mi paciencia.

Santificado sea tu nombre y que así lo sea si cumples tu promesa de darme más de lo que yo puedo pedirte. Porque así lo dijiste y si no cumples tu palabra noble, ¿Cómo podrá ser santificado tu nombre?

Venga hacia nosotros tu reino. Pero si no te dignas a poner tu bendita planta en el suelo, se bueno y dame alas para volar hasta tu cielo.

Hágase Señor tu voluntad así en la tierra como en el cielo. Que así sea yo también lo quiero, pero que tu voluntad sea verme sufrir en verdad no lo creo. ¡Que tu voluntad ordene desbordarme de alegría! Que la luz de tu amor convierta mi larga noche en resplandeciente día.

Danos hoy nuestro pan de cada día. Pero más que alimentar mi cuerpo, alimenta mi alma con una nueva y dulce emoción. Sacia mi hambre de ti, que de tu amor estoy en inanición.

Perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. Tú que eres santo, perdona mis errores y uno de ellos es que en verdad no se disculpar a quien hiere mi más sagrado sentimiento. Digo “te perdono”, , pero en mi interior no lo siento. Por eso más que perdonar, permíteme padre mío aprender a olvidar.

No nos dejes caer en tentación, pero si me has dejado caer por estar ocupado en otros enceres del universo, sana mi alma de este dolor que para mi es tan intenso.

Y libéranos del mal, es lo último que te pido. Del mal de amor que hoy me tiene tan herido.

AMEN.

Jousín Palafox Silva

Poesía Inculta

 

Volver